Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 10 segundos

EN MÉXICO EL sector privado enfrenta una crisis de seguridad que no solo amenaza la integridad de las empresas, sino también la estabilidad económica y social del país.

El reciente informe de México Evalúa, que dirige Mariana Campos, titulado “Empresas Bajo Fuego”, proporciona una visión detallada de esta problemática.

Mariana Campos (Imagen dariocelis.mx)

El comercio resalta como el sector más afectado, con una tasa de prevalencia delictiva de 2 mil 780 unidades económicas victimizadas por cada 10 mil, superando el promedio nacional.

Esta cifra no es solo un número: representa la realidad de aproximadamente 1.2 millones de empresas que enfrentan delitos cada año.

La extorsión, el robo y la extracción ilegal de recursos naturales son solo algunas de las amenazas que los negocios deben sortear en nuestro país.

La violencia no solo afecta a las empresas individualmente, sino que tiene un impacto económico colectivo significativo.

Los gastos en seguridad ascendieron a 69 mil 901 millones de pesos, y las pérdidas directas por delitos alcanzaron los 50 mil 341 millones de pesos.

Estos son recursos que podrían haberse invertido en mejorar la productividad y en el crecimiento económico del país.

La investigación destaca la disparidad regional en la prevalencia delictiva, con la zona del Bajío y estados como Zacatecas, San Luis Potosí, Aguascalientes y Guanajuato experimentando las tasas más altas.

Por otro lado, Yucatán se presenta como un modelo a seguir, con la menor tasa de prevalencia delictiva.

Es alarmante que solo 37% de las empresas cuenten con medidas de protección contra la delincuencia, una disminución respecto a 46% en 2019.

Esto subraya la necesidad urgente de fortalecer las estrategias de seguridad empresarial y de buscar soluciones innovadoras para proteger al sector privado.

Este análisis no solo es un reflejo de la realidad actual, sino también una llamada de atención.

LA RECIENTE RENOVACIÓN del consejo de administración de Grupo Gigante habla de un dinamismo empresarial que promete inyectar nuevas perspectivas en su estructura directiva. Con la incorporación de Juan Carlos Alverde Losada, Beatriz Patrón Guerrero y María Regina García Cuéllar Céspedes, la empresa se prepara para enfrentar los retos del mercado con una visión renovada y estratégica. Este cambio, que sigue la renuncia de miembros anteriores, es un claro indicio de la evolución constante y adaptabilidad que caracteriza a las corporaciones exitosas en el ámbito global.

SE HIZO UNA reducción del cupo de exportación de azúcar de México a Estados Unidos por más de 100 mil toneladas, lo que refleja un desafío crítico para la industria. Con una producción estimada de 4.12 millones de toneladas, muy menor a las 5.19 millones proyectadas, el país enfrenta la presión de una demanda interna que podría absorber la totalidad de su producción. Este ajuste, marcado por factores como la sequía y la escasez de fertilizantes, pone de manifiesto la vulnerabilidad de la economía frente a las fluctuaciones ambientales y de mercado.

LA ALIANZA ENTRE Banco Santander México y Mapfre para lanzar Unit Linked, es una jugada estratégica que promete diversificar las opciones de inversión y ahorro para los clientes de alto patrimonio. Con beneficios fiscales y un enfoque en la inversión a largo plazo, esta colaboración apunta a una visión innovadora en el sector financiero, ofreciendo soluciones personalizadas que se alinean con las necesidades y objetivos financieros de los clientes más exigentes.

LA RENUNCIA DE Carlos Morodo Santisteban del consejo de Financiera Independencia marca el fin de una era. Su partida, tras 24 años de servicio, refleja un cambio generacional y la evolución de la gobernanza corporativa. Aunque su ausencia se notará, el consejo mantiene una sólida representación de consejeros independientes, lo que sugiere un compromiso continuo con la transparencia y la integridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *