Banca Mexicana Crecerá en 8.0% su Cartera de Créditos Para 2024: Standard & Poor’s

0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 13 segundos

La última investigación “América Latina -Panorama bancario por país” de Standard & Poor’s mostró el complejo escenario que enfrentan los bancos en América Latina. Entre obstáculos económicos, tasas de interés en evolución y la sombra de la incertidumbre política, el panorama se presenta desafiante. Sin embargo, el estudio también destaca la resiliencia esperada en las calificaciones bancarias, a menos que los riesgos clave intensifiquen su impacto.

El informe proyecta que los retornos a activos se sitúen entre 1.70% y 1.75%
(Imagen Creative Commons)

Desafíos Persistentes para el Sector Bancario

El informe señala que los bancos de la región afrontarán tasas de interés altas durante un período prolongado, junto con un crecimiento económico limitado debido a la incertidumbre política y la debilidad del sector inmobiliario. Estos factores plantean desafíos significativos para la rentabilidad y la calidad de los activos de los bancos.

Resiliencia en las Calificaciones: ¿Una Tendencia Sostenible?

A pesar de los desafíos, Standard & Poor’s estima que el 49% de las calificaciones se mantendrán estables. La baja dependencia del financiamiento internacional y los sólidos niveles de liquidez en el sector bancario de América Latina son considerados factores cruciales para mantener la estabilidad de las calificaciones.

Fortalecimiento de la Capitalización: Un Factor de Amortiguación

En la última década, los bancos de la región han fortalecido su capitalización, gracias a márgenes de interés sólidos y la implementación de estándares internacionales por parte de los reguladores. Este fortalecimiento actuará como un amortiguador ante posibles choques económicos en un entorno desafiante.

México: Enfoque Detallado

Resiliencia Económica: Motor del Crecimiento del Crédito

El Grupo BICRA de México, con una clasificación de 5, destaca la resiliencia económica que seguirá impulsando el crecimiento del crédito, aunque a un ritmo moderado. Sin embargo, se anticipa un debilitamiento en 2024, influenciado por tasas de interés elevadas que limitarán la demanda de crédito.

Desafíos para la Calidad de Activos y Rentabilidad

Las condiciones económicas debilitadas y las tasas persistentemente altas crearán presiones en la calidad de activos y la rentabilidad de los bancos mexicanos, a pesar de su sólida capitalización y liquidez.

Actores Clave para el Crédito

El aumento de activos improductivos y mayores aprovisionamientos para pérdidas crediticias son considerados activadores crediticios principales. Aunque manejables y totalmente cubiertos por reservas, estos desafíos requerirán estrategias cautelosas para mantener la rentabilidad.

Crecimiento de la Cartera: Proyecciones y Realidades

El estudio proyecta un crecimiento promedio del 8.0% en la cartera de créditos para 2024, evidenciando la resistencia del sector. Sin embargo, la gestión de activos improductivos será crucial para mantener este crecimiento.

Desafíos a la Demanda de Crédito: Perspectivas y Factores Influyentes

La desaceleración económica y la disminución de la confianza de consumidores y empresas moderarán la demanda de crédito. La atención se centra en cómo los bancos manejarán la oferta de financiamiento en este contexto.

El informe proyecta que los retornos a activos se sitúen entre 1.70% y 1.75%, mientras que los retornos sobre capital se ubiquen alrededor del 16% en 2023-2024. Aunque se esperan desafíos, los márgenes sólidos, los esfuerzos de contención de gastos y las políticas conservadoras respaldarán la salud de la rentabilidad de la banca mexicana.

Eventos Clave: Elecciones Nacionales y Relocalización

El próximo año presenta eventos clave, como las elecciones nacionales de 2024 y la posible relocalización que podría aumentar la demanda de crédito bancario. La respuesta a los obstáculos, como problemas de seguridad y suministro insuficiente de recursos, será crucial para el futuro del sector.

A pesar de los desafíos inminentes, el estudio destaca que el sector bancario de América Latina tiene herramientas para enfrentarlos. La clave reside en la gestión prudente de activos y la adaptabilidad a un entorno económico cambiante. La resiliencia de las calificaciones y el fortalecimiento de la capitalización ofrecen un panorama positivo, aunque con la necesidad de estrategias cautelosas para mantener la estabilidad en un entorno financiero dinámico.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *